Elementos del Juego Ofensivo

Diferentes autores pueden hacer una clasificación tan personal como variada de la multitud de elementos tácticos que intervienen en el juego.
Son posibles las clasificaciones orientadas a contemplar las diferentes características del juego, como por ejemplo, si el jugador está o no en posesión del balón.
Posiblemente existan matices diferenciadores sobre algunos de los elementos del juego, entre las clasificaciones utilizadas por otros autores y las que intento explicar en esta entrada.

Durante la ejecución y desarrollo del juego, los jugadores, de forma individual o colectiva, pero siempre con una intencionalidad táctica concreta,realizan acciones de distinto tipo y con complejidad diferente.
En función del grado de complejidad, de si el equipo se encuentra o no en posesión del balón, y del tipo de táctica que se esté utilizando, podemos definir y clasificar los distintos tipos de acciones que los jugadores y el equipo pueden llegar a desarrollar.

Este tipo de clasificaciones permite identificar y conocer las relaciones y las dependencias con las que los elementos del juego intervienen en cada uno de los procedimientos tácticos, y a través de las cuales desarrollar los procesos formativos y de entrenamiento específicos.

A la hora de dar a conocer, desarrollar o potenciar en el juego de equipo unos procedimientos tácticos concretos deberíamos diseñar y ejecutar las tareas del entrenamiento basándonos en los elementos tácticos del juego que los componen.
Debido a la variedad de conceptos tácticos existente, he confeccionado este esquema de elementos tácticos, donde las diferencias y las relaciones están basadas en función de una serie de criterios que considero importantes:

  1. La complejidad y el número de acciones que se ejecutan 
  2. El número de jugadores que intervienen
  3. El tipo de intencionalidad táctica.



Tanto los sistemas de juego ofensivos como defensivos, se desarrollan a través de la suma de acciones que los jugadores ejecutan. Es muy clarificador, conocer, analizar y dominar los diferentes tipos de acciones que intervienen en un sistema de juego determinado, y la forma en las que estas acciones se combinan para alcanzar medios y procedimientos específicos del propio juego.
Por ello, tanto para enseñanza a nuestros jugadores, como para desarrollar tareas propias del entrenamiento específico convertidas posteriormente en ejercicios, es primordial identificar y ordenar las acciones que intervienen en los diferentes aspectos del juego.



Pero veamos cual es la definición y en qué consisten estos elementos del juego:
  • Acciones ofensivas
Son las acciones de técnica aplicada o táctica individual, ejecutadas por un solo jugador y con intencionalidad ofensiva.
Algunos de los ejemplos de las acciones ofensivas podrían ser:
Pase, regate, chut, desmarque, finta, desplazamiento…


  • Medios tácticos ofensivos
Son el conjunto de 2 o 3 acciones ofensivas, en las que intervienen varios jugadores de forma coordinada y relacionada, buscando un objetivo ofensivo concreto como puede ser la ocupación de un espacio, la progresión, la finalización, etc.
Constituye el conjunto básico del juego del equipo, y tienen identidad y nombre propio.Algunos medios tácticos ofensivos serían:
Paralela, diagonal, pase y va, pase va y viene, cruce, sobreposición, bloqueo, dividir y pasar, dualidad, juego a dos…

  • Procedimientos tácticos ofensivos
Pero creciendo en el estadio superior de intencionalidad táctica, aparecen los procedimientos.
Cuando un equipo en posesión del balón, ejecuta varios medios tácticos coordinados y organizados, orientados hacia conseguir un objetivo táctico ofensivo superior concreto y con la intervención de todos los jugadores, a esto le llamamos procedimiento táctico ofensivo.
Juego circulante o rotaciones, juego en entrelíneas, saque largo del portero, progresión con apoyos ofensivos, conservación del balón, ala-contraria como 2ª opción, ataque en superioridad, ataque en igualdad…

  • Sistemas de juego ofensivos
Los sistemas de juego ofensivos representan la forma en la que un equipo desarrolla sus acciones de ataque, con la intención de ocupar eficazmente los espacios, progresar con el balón y amenazar la portería rival para conseguir la finalización y el gol.
Si partimos de un esquema básico de distribución de los jugadores sobre la pista de juego, y establecemos una organización entre jugadores, donde asignamos espacios, responsabilidades, roles y posiciones, habremos establecido un sistema de juego para nuestro equipo.